domingo, 1 de julio de 2012

ROGELIO

"ROGELIO"
“No hay cosa más excusada y aun perdida que el contar el miserable sus desdichas a quien tiene el pecho colmado de contentos.” (Miguel de Cervantes Saavedra)

     Hoy vuelvo a escribir, y no me preguntéis por qué. Supongo que por el ego o para que no me de el coñazo alguno con eso de… ¿ya no blogeas? El caso es que no se qué contaros. Durante estos dos años me han pasado muchas cosas, entre otras he celebrado las “bodas de oro” conmigo mismo, eso me da cierto empaque, he leído mis artículos anteriores antes de meterme en éste y no me gustan: me repito, como los viejos, a veces soy demasiado visceral, demasiado íntimo, demasiado tonto… en fin, que soy mi peor crítico.


     “Lo escrito, escrito está”. No hablaré en esta ocasión de la España de la Eurocopa ni de Sara Carbonero ni de Rajoy ni de la Merkel ni de la prima de ésta ni de los recortes. No, no estoy cabreado –el mejor estado para escribir, por cierto- ni diré lo que la gente quiere oír, no voy a entrar en política, por ahora, no voy a hacer propósito de enmienda y SÍ, intentaré ser positivo, transmitir alegría y “buen rollo”… a ver si me sale.


     Sigo siendo el “niño Jaimito” que decía mi padre –que en el Cielo está- y ésta es hoy mi misión. Soy FELIZ (mientras escucho “Dame vida” de Hueco) y tengo motivos: tengo trabajo y mi mujer también, mis hijos han sacado unas “notazas” y hasta hemos aprobado este curso la selectividad, tengo 336 amigos en el Facebook –sigo eliminando a algunos “envencuando” que no sé qué hacen ahí y aunque me perjudique “comercialmente”-, le he pasado la revisión al coche y estos años sólo me han roto dos veces los cristales y ningún espejo retrovisor, vuelvo a tener “ordenata”, gracias a mi hermano, aunque va un poco lento pero como no tengo prisa, sigo fumando tabaco de liar que el otro día me enteré que es más malo que el otro (es igual, me voy a morir el mismo día), que digo yo que eso lo dicen para vender más del empaquetado –esperad un momento, que ya está entrando el Lorenzo, no el de las motos, por la ventana y me da en toa la espalda-, sigo viviendo de alquiler y hasta el dueño nos ha cambiado la cocina, que se caía a “peasos”, así que a la que me llamó el otro día para ofrecerme una VPO en el quinto coño, que espere sentada, y al del Banco que me ofrecía una hipoteca inmejorable, lo mismo, que ya compraré casa cuando el de la esquina de la Plaza de la Constitución –Patxi, se llama- me venda de una vez los 9.000.000 de euros… y todo esto le gana la batalla a que me sigo mordiendo las uñas como un bestia (¡con lo grande que eres!), a que no tengo iPhone ni el SIII, a que el “wasap” ése se funde la batería de mi viejo Nokia aunque no he tenido más remedio que instalarlo porque mis 8 hermanos tienen un chat que te cagas y te meas tos los días aunque eso me supone ponerme las gafas de cerca para leer los mensajitos y me estresa un huevo el dichoso “clin”, que me siguen congelando el sueldo y el diésel sigue subiendo y el pan y los huevos y la carne… y por todo eso, y muchas cosas más, doy GRACIAS A DIOS.


     Y me voy que lo poco agrada y lo mucho enfada, y mi hijo Rogelio se acaba de despertar y va a poner la Wii, me temo.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Muh chula la entrada, espero seguir leyéndote